“Que mis alumnos superen sus miedos”, meta de Hibraim Orozco

Publicado el por
image

Son aproximadamente las ocho de la mañana, hora en que inicia el día para los visitantes, sin embargo para Alexis Hibraim Orozco Reza sus actividades comienzan desde el momento en que el primer rayo de sol toca su cara, de lunes a domingo.

 

“Hibra” como lo conocemos en el Colegio de Bachilleres, es entrenador del equipo de Porra,  oriundo de Cuauhtémoc, un hombre que decidió darle un nuevo rumbo a los obstáculos que se le han presentado, para convertirlos en nada más que éxito.

Desde muy pequeño le detectaron Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDH). Sus padres, en lugar de medicarlo, se enfocaron en ocuparlo acercándolo al deporte. Empezó a practicar gimnasia, karate, natación, entre otras actividades, todas al mismo tiempo.

“Comencé a caminar desde los ocho meses, dice mi mamá que cuando tenía entre uno o dos años ya me daba maromas, es algo que siempre se me dio. Inicié como gimnasta en el kínder, mis papás vieron la necesidad de ponerme a hacer algo porque era demasiado inquieto, cuando volteaban ya estaba arriba de una barda, de un árbol”, platicó Hibra con una sonrisa en los labios.

Siendo Contador Público de profesión, con una maestría en Finanzas y estudiando un doctorado en Administración, Hibra me cuenta que abrió las puertas de su gimnasio “Olympus” con tan solo 23 jóvenes, y hoy en día brinda servicio a 400 personas, entre ellas más de la mitad alumnos del COBACH.

Éste nace por una necesidad, ya que antes de abrirlo, los entrenamientos se realizaban desde parques hasta almacenes, en los que tenían acudir a temprana hora ya que no siempre tenía luz. “Era guardar y sacar el material todos los días, fue una aventura muy padre”.

“Se me presentó una oportunidad de comprar dos rollos de piso gracias al apoyo de mi familia, lo tuve en mi sala como tres meses, luego me ofrecieron rentarme una bodega y empezamos este sueño en junio del 2008”, comentó.

Un año después, en el 2009 comienza a formar parte de la familia de Bachilleres. Alumnos que estudiaban en el Plantel número uno, llegaron a él por azares del destino, los jóvenes tenían un pequeño grupo en la escuela, impartían la clase entre ellos mismos. Meses posteriores las autoridades de aquel entonces creían que existía un peligro para los jóvenes que practicaban esta disciplina, y decidieron cancelarlo.

Según nos cuenta  Hibra, los jóvenes le hablaron para que los apoyara, empezó a auxiliarlos sin siquiera ser maestro. Sin embargo, la pasión y esfuerzo que puso en las actividades diarias se vieron reflejadas al ganar su primer regional como “Lobos” del Plantel 1.

Luego de este triunfo, Hibra decidió acercarse con los directivos para explicarles diversas inquietudes de los alumnos, en ese momento lo felicitaron y agradecieron por tan importante labor y a partir de ese momento le comentaron que estaba contratado. “Yo ni siquiera sabía que me iban a dar trabajo”, dijo.

“En menos de un año, ya tenía conformado mi equipo por cuatro centros educativos en la ciudad, me reubicaron todas las horas en el gimnasio, y dimos inicio con un grupo conciliado de Bachilleres que es el que está actualmente, hemos ganado campeonatos a nivel mundial, me siento muy orgulloso de cada uno de ellos”.

Con una sonrisa en la cara nos externa que se siente muy agradecido con esta institución porque lo ha ayudado desde que inició, dándole libertad de trabajar a las necesidades que se han ido presentando en el camino.

Convencido de que si no hay apoyo hacia los alumnos por su parte, como de sus compañeros y directivos, los jóvenes no crecerán como atletas. “Que los impulsen, que vean que esto no solo es un deporte, es una oportunidad de vida”.

Una de las experiencias que lo marcaron como atleta, fue en el 2006, en donde acudió a su primer mundial, gracias a ello decidió que la porra era a lo que se quería dedicar, pero nunca imaginó viajar en tantas ocasiones al extranjero a través de esta rama, llegar a capacitar gente en otros países, a tener un gimnasio y mucho menos a ser docente.

“Las personas que me rodean influyen demasiado en mí, porque sé que no soy perfecto, conozco mis debilidades y siempre he buscado rodearme de gente inclusive más hábil que yo, todos en conjunto nos complementamos. No trabajo solo, todos los años de mi carrera he tenido a las personas correctas a mi lado, que me han levantado cuando me he caído, porque no ha sido fácil”.

La pasión con la que Hibra cuenta su historia es indescriptible, una de sus más grandes motivaciones es ver a la gente con hambre y deseos de lograr hacer algo, transmitirles ese sentimiento para impulsar a las personas, es algo que todos aquellos que estamos a su alrededor le reconocemos, ya que gracias a su ímpetu ha logrado formar no solo atletas, sino personas de bien, gracias al deporte.

Su filosofía de vida es que no te puedes rendir cuando tienes un problema, tienes que buscar la manera de solucionarlo.

“Mi trabajo es hacer que mis alumnos salgan adelante, mi mayor función es que superen sus miedos, logren sus metas y objetivos”, dice satisfecho.

El hecho de saber administrarse, le ha permitido crecer hasta donde lo ha hecho, las instalaciones de sus dos gimnasios, ubicados en la capital del estado, los cuales cuentan con maestros capacitados todos exalumnos del COBACH, son una prueba contundente de que ha sabido maximizar los recursos de la forma más óptima. “Mi proyecto de finanzas es dónde estamos parados”.

Hibra nunca ha “perdido el piso”, está consciente que no siempre se gana, pero cree firmemente que una de las partes fundamentales que lo hizo crecer y aprender fue que en cada caída de su carrera se levantara aún más fuerte.

Entusiasmado levanta la voz y dice “pasamos de ser un club a un deporte oficial integrado al Comité Olímpico Internacional, ya no solo como porristas, porque a veces nos ven como los que traen pompones y motas, un tabú de la sociedad de que es un deporte de niñas y claro que no lo es, es un deporte en conjunto.  Créeme que no es fácil, implica disciplina, desarrollar potencia, flexibilidad, sin dejar a un lado los valores como el compañerismo, respeto, tolerancia, igualdad, entre muchos otros más”.

Ante cada palabra que expresa, demuestra su agradecimiento a todas las personas que se han atravesado en su vida, por creer en él, en este sueño que siempre ha dicho, “es de todos”.

Este año lo inició con el pie derecho ya que fue galardonado con el Premio Teporaca de Bronce en su edición 2016, luego de haber sido nominado en la categoría “Porras y Grupos de Animación”, el empeño que realiza día con día ha sido ejemplo para los estudiantes del COBACH y pone muy en alto el nombre de la institución.


“Le doy gracias a todos lo que lo hicieron posible desde pequeño, a mis padres, entrenadores y quienes me acompañaron en todo momento. Es un honor y más que todo quiero que mis alumnos vean que si yo pude, ellos pueden. Lo primero que pensé al saber que lo iba a recibir fue que es momento de retirarme, voy a extrañar la adrenalina compitiendo, pero la vida nos mueve por otro rumbo y mi deber ha cambiado, debo de formar a los siguientes líderes del mañana, fue el atleta pero sigue el entrenador”.

Algunos de sus pasatiempos favoritos son los videojuegos, leer en otros idiomas, ir al cine y hacer ejercicio. Hibraim Orozco se define como “hogareño,  sociable pero muy selectivo”.

Me comparte también que desde que comenzó a laborar en el Colegio  de Bachilleres ha creado un vínculo muy grande de compromiso y dedicación con los jóvenes, ya están preparando su participación en el próximo Mundial que se llevará a cabo el mes de abril para traer muy a su estilo, un campeonato más.

“La palabra emprendedor es la que mejor me define, me gusta innovar, soy el que crea ideas, en algo quedó canalizado mi TDA, agradecido siempre con todo y con todos por ser quien soy y estar donde estoy”.

 

Historico

 

Dirección : Avenida Juárez # 1402 Col. Centro, Chihuahua, Chih. México

Telefono : (614) 238-3000

E-mail : contacto@cobachih.edu.mx

Enlaces

En el Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua aspiramos a lograr la formación integral de sus hijos, con maestros preparados...

Leer más